4 ene. 2011

La despedida

Los primeros dias de enero para mí, siempre han significado despedida. Desde hace 5 años, en la primera semana de enero tenia que regresa a Xalapa a continuar con los estudios, presentar examenes, o en este caso, a trabajar. No solo enero. Cualquier fecha de vacaciones, al culminar, significaba regresar al mundo real, a los libros, a la escuela.

Hasta este momento, la despedida mas triste que recuerdo fue la primera vez que tuve que regresar a Xalapa sola. El primer viaje no cuenta, porque lo hice con mis padres. Pero cuando regrese despues del puente de Dia de Muertos, uffff.... fatal. Lagrimas, y mas lagrimas.

Sin embargo, el corazon se acostumbra, ¿saben? Las despedidas se fueron haciendo cada vez mas habituales, y el sentimiento de dejar "algo" detras fue desapareciendo. No del todo, porque creo que jamas podras desprenderte del sentimento del hogar.
Pero ayer, al despedirme de mi mama y GusGus... no hay palabras. Ya reconoce a la gente y de alguna manera, sabe que cuando lo cargo, se va a dormir, porque esta melodiosa voz de pito que tengo por alguna extraña razon lo adormece. ¡¡¡Increible!!!

Cuando ya me iba a subir al autobus, mi mama me dio uno de sus besos maternales, ya saben. De de esos que con solo tocarte algo se llena dentro de ti, te dan escalofrios y ganas de no soltarla jamas. Pero cuando le iba a dar un besito a GusGus, tomo mi rostro con sus manitas y pego su pequeño rostro contra el mio y me dio ¡¡¡un beso!!!! Comenzo despues a revolotear su carita contra mi mejilla unos segundos....

Lo juro, mama y yo nos quedamos mas que sorprendidas. Despues nos echamos a reir. De alguna manera supo que la hermana mayor se iba. Mantengo esa teoria.

Y ahora, tengo la mejor despedida jamas hecha, y por una criaturita que llena mi corazon.

0 Sonrisas:

Publicar un comentario

@around the world